Cova del Ribassals o Civil

Los abrigos de la zona de Valltorta‐Gasulla son conocidos desde inicios del siglo XX. Así, los primeros datos sobre los mismos aparecen publicados en las décadas de los años 10 y 20, de la mano de eruditos locales y eminentes prehistoriadores de la época, como Henri Breuil. Tras la Guerra Civil, no será infrecuente el descubrimiento periódico de nuevos enclaves rupestres en estas comarcas. A partir de finales de los años 60 se reactiva el estudio científico de los enclaves, los cuales serán objeto de algunos estudios específicos, en forma de algunas tesis doctorales y monografías específicas. En 1998, los enclaves entraron a formar parte de la declaración de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, para el Arte Rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica, momento en que se activa un intenso programa de estudio y adecuada puesta en valor en la zona, todo ello coordinado desde el Museu de la Valltorta, institución especialmente creada para albergar los equipos humanos y técnicos dedicados a la correcta gestión del Patrimonio Rupestre de la Comunitat Valenciana.